Enfermedad inflamatoria intestinal (EII) en gatos: síntomas, causas y tratamientos

Foto tomada en Neu-Ulm, Alemania.

La enfermedad inflamatoria intestinal en los gatos es una afección que hace que el intestino se inflame de forma crónica. Por lo general, se abrevia como IBD.

La inflamación causada por la EII puede tener diferentes nombres según el área del tracto gastrointestinal afectada. Se llama colitis cuando se afecta el colon, gastritis cuando se afecta el estómago y enteritis cuando se afecta el intestino delgado.

Si ve signos de EII en su gato, entonces debes ir a un veterinario para un diagnóstico y tratamiento adecuados. Esto es lo que debe saber sobre los síntomas, las causas y los tratamientos de la enfermedad inflamatoria intestinal en los gatos.

Síntomas de la enfermedad inflamatoria intestinal en los gatos

El síntoma principal de la enfermedad inflamatoria intestinal en los gatos es la pérdida de peso.

Junto con la pérdida de peso, los siguientes síntomas también pueden presentarse en un gato con EII:

  • vomitando
  • Diarrea
  • Comer más o menos comida de lo normal

En general, un gato que padece EII también puede volverse más retraído y letárgico.

Causas de la enfermedad inflamatoria intestinal en los gatos

Gato maine-coon comiendo del tazón

No se conoce bien la causa exacta de la enfermedad inflamatoria intestinal en los gatos.

Los estudios parecen indicar que la dieta de un gato, el sistema inmunológico y las bacterias en el intestino de un gato pueden desempeñar un papel, y la EII puede desarrollarse como resultado de la forma en que estos factores interactúan entre sí.

Los estudios también muestran que es más probable que la EII afecte a los gatos mayores o maduros; aunque se considera que ninguna raza tiene mayor riesgo de desarrollar la enfermedad.

Tratamientos para la enfermedad inflamatoria intestinal en gatos

Cuando se trata de tratar enfermedades inflamatorias del intestino, el veterinario primero intentará diagnosticar al gato descartando otras afecciones comunes. Este proceso se conoce como diagnóstico de exclusión.

Algunos otros problemas que los veterinarios querrán descartar incluyen:

  • parásitos intestinales
  • infecciones virales
  • Alergias o intolerancias alimentarias

Los análisis de sangre de laboratorio pueden ayudar a su veterinario a descartar estas afecciones. Después de eso, su veterinario puede sugerir una ecografía o incluso una biopsia para averiguar qué está pasando en sus intestinos.

Su veterinario puede recetar corticosteroides, pero los veterinarios a menudo consideran hacer cambios en la dieta de un gato como la mejor manera de controlar la EII. Su veterinario puede ayudarlo a planificar cambios en la dieta de su gato que se basarán en las necesidades específicas de su mascota, en lugar de una dieta fija o una marca de alimentos.

¿Tu gato ha sufrido alguna vez de EII? ¿Te ha recomendado tu veterinario que hagas cambios en la dieta de tu gato? ¡Háganos saber en la sección de comentarios!

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts