Gusanos intestinales en gatos: síntomas, causas y tratamientos

baño de gato

Los gusanos intestinales en los gatos suelen aparecer cuando los felinos ingieren huevos de gusanos o larvas de gusanos. Esto suele suceder cuando un gato pisa las heces infectadas y luego se cuida a sí mismo.

La infestación por gusanos intestinales es una afección común en los gatos. Puede ser más grave para los gatitos. Afortunadamente, los veterinarios tratan este problema con frecuencia y, con las medidas preventivas adecuadas, puede disminuir las posibilidades de que su gato contraiga gusanos.

Si ve signos de que su gato puede tener lombrices intestinales, consulte a su veterinario para un diagnóstico y tratamiento adecuados. Esto es lo que debe saber sobre los síntomas, las causas y los tratamientos de las lombrices intestinales en los gatos.

Los síntomas de las lombrices intestinales en los gatos.

La infestación de gusanos intestinales en gatos es una afección que suele manifestarse en los hábitos alimenticios y digestivos de los gatos. Es importante tener en cuenta todos los síntomas y consultar a un veterinario para obtener un diagnóstico adecuado.

Estos son algunos de los síntomas comunes que pueden aparecer en un gato con lombrices intestinales:

  • Diarrea
  • Menos apetito
  • Vómitos

Causas de las lombrices intestinales en los gatos

Un gato y un ratón cara a cara.

La principal causa de las lombrices intestinales en los gatos es la ingestión de huevos o larvas de lombrices. Esto puede suceder de varias maneras y, a menudo, aparece en la vida cotidiana de los felinos.

La lombriz intestinal es el tipo de lombriz intestinal más común para los gatos, aunque existen otros, como anquilostomas y tenias.

Estas son algunas de las posibles causas de las lombrices intestinales en los gatos:

  • Un gato que se limpia a sí mismo después de pisar heces infectadas
  • Un gato comiendo gusanos que transportan larvas de gusanos.
  • Un gatito amamantado por un gato infectado

Tratamientos para las lombrices intestinales en gatos

Si sospecha que su gato tiene gusanos, el veterinario lo examinará y luego, por lo general, analizará una muestra de heces. Esto puede implicar enviar la muestra de heces a un laboratorio. En otros casos, los veterinarios también pueden solicitar análisis de sangre.

Si su veterinario confirma que su gato sufre de lombrices intestinales, la medicación oral es la forma más común de tratar la enfermedad. Los medicamentos para las lombrices intestinales en los gatos se consideran seguros, incluso para los gatitos jóvenes.

Su veterinario le pedirá una nueva muestra de heces después del curso del tratamiento para comprobar que su gato no tiene gusanos intestinales. También pueden sugerir cambios en el estilo de vida, como mantener al gato en el interior para evitar la exposición a larvas y huevos de gusanos.

¿Te enfrentaste a una infestación de gusanos intestinales en tu gato? ¿Cómo te trató tu veterinario? ¡Cuéntanoslo en los comentarios a continuación!

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts